A SOLAS CONTIGO:

En este espacio puedo crear, expresar un sentir propio, una experiencia mía o de otros... en definitiva jugar con mis sentimientos y vivencias. Lo que tú interpretes merecerá siempre todo mi respeto. Ah!! los anónimos nunca serán bienvenidos.

jueves, 1 de junio de 2017


A menta y tomillo
como la primavera,
a manzana y fresa
como el anochecer,
a mar y tierra húmeda
como el rocío,
a leña y miel
como los sueños,
a trigo y centeno
como los campos,
a fuego y calor
como la noche...

                             es el olor del amor,

el mío huele a ti.


Cuando la noche apaga su luz,
la oscuridad duerme tus sentidos
y las prioridades desaparecen.

Si el insomnio cubre tus noches
callado atiendes cualquier sonido
que esconta la voz de tu silencio.

Te conformarías con ser el pensamiento
de alguien que no tema la oscuridad.


Cuantas estancias nos quedan por descubrir?

Son tan distintas nuestras casas
que la tuya no cabe en la mía
ni la mía cabría en la tuya.
Y aquí estamos desalojando habitaciones,
buscando espacios entre tantos recuerdos,
ordenando estanterías o cambiándolas por otras más firmes,
decidiendo lo que vale la pena guardar y llenando bolsas de olvido,
aireando hasta el más escondido espacio,
una mano de pintura tampoco estaría de más.
Así seguimos días y horas de pálpitos sudorosos,
con el miedo de no encontrar espacios para compartir.
Lo más sencillo sería unir tu casa a la mía,
respetar todo lo que fuimos y nos permitió llegar hasta nosotros,
construir nuevas salas más grandes y luminosas
mano con mano, las nuestras creando nuestro mundo.

miércoles, 31 de mayo de 2017


De como nació...

Por un lado el sol
por el otro la luna,
la una mece la cuna
el otro le da calor.
El amor sonrió.


Se tú siempre
cuando hables y escuches,
en tus pensamientos y argumentos
y en la disputa y el reconocimiento.

Se tú
en el grito y el canto
o necesites llorar o reír
y en el pañuelo amigo.

Se tú
en tus pasos y al correr,
cuando sigas un camino
o creas descubrir uno nuevo.

Se tú
al dar un abrazo y en el beso,
valiente y decidido
o cobarde y apocado.

Se tú
en la mirada sincera,
la caricia y el roce,
cuando entregues o recibas.

Se tú
en el condicional y el respeto,
si persigues un sueño y al vivir,
cuando ames y seas amado.

Se tú
ante todo
siempre se tú.


- Me moriría sin tu amor -
  (dijo ella)

- Si mueres tu muero yo -
  (dijo él)

Y murieron los dos
y terminó el amor
y el gallo perseguía al capón
se acercaba la Navidad y el turrón.

Me dio por sentir envidia
del viento que te acaricia.
Te arrastra, o te lleva, lejos
y yo varado con mi anzuelo.
Qué haré ahora con mi corazón?
Éste era mi cebo de pescador.


Afirmo.
A mi me gusta la poesía
pero no todos los poetas.

Lo repito.
A mi me gusta el poeta
pero no toda su poesía.

Afirmo.
A mi me gusta mi poesía
pero no todos mis poemas.

Lo repito.
A mi me gusta el poeta
pero no toda su poesía.

Lo resumo.
A mi me gustas tú
y la poesía que desprendes.

No encontré un libro más fiero
que un poemario de amor ciego,
ni encontraré un verso más tierno
que el nacido en tus labios sin miedo.
Fue un sencillo susurrado "te quiero"


En ocasiones te sientes sólo,
en una estación vacía
dónde nunca pasarán más trenes.
Con ese odioso nudo en la garganta
y el corazón dolorido de tanto palpitar,
como si lo hubieran arrancado de raíz.

En ocasiones el sol ciega
de tanto iluminar y guiar por caminos
inagotablemente llenos de empeño.
Las noches aparecen llenas de Pléyades
desorientando los sueños vividos,
dejándolos inanes en las cunetas.

En ocasiones te rindes y sigues en pie
aferrado a una fe nómada
a sabiendas del propio sacrificio.
Caes en la conjura "del me da lo mismo"
con la virtud de esquivar los miedos
cavando dunas en el desierto.

lunes, 30 de enero de 2017


Si vas a quererme debes saber
que voy a desnudar todas tus palabras,
una a una hasta conocer qué eres de mí
y qué vas a permitir de mí en ti.

lunes, 2 de enero de 2017


Me dices adiós y se que no iré a ninguna parte,
acaso tus besos no buscarán mis labios
ni volveré a respirar la piel de tu cuello,
quizá aprenda a saciar las noches frías
hurgando en los recuerdos que son míos,
ya no volverá tu voz a calmar mis palabras
y mi mano olvide la forma de tu cintura,
aprenderé a crear sonrisas de la nada
sabiendo que son ajenas a la consciencia,
puede que la lágrima sea el punto final
de aquel verso que no supo ser poema.
Y yo creo en el amor que fue nuestro,
el cómplice en nuestro anonimato,
el fiel a cualquier hora de tu latido,
aquel que sostenía tus miedos en mis brazos,
siempre guardando el tesoro en las miradas,
y ahora un tiempo queriendo ser pasado
huyendo del presente que me tiene cautivo
seguro del amor que vive en mi,
como vive en ti, esperando leer otros versos.